La restauración de bicicletas antiguas y clásicas, una afición que va en auge

www.cicloclasica.comQuedadas, una reda social, tweed cycling... algunos de los aspectos de esta tendencia. En un mundo en el que las tecnologías avanzan a la velocidad del rayo y en la que lo actual deja de serlo cada vez en menos tiempo, también hay hueco para quienes intentan recuperar, conservar y venerar el pasado. La restauración de bicicletas antiguas y clásicas, muy extendida en otros países, es una afición que cada día tiene más adeptos en nuestro país, incluso ya hay una red social sobre el tema.

 
Parece que lo retro, lo antiguo, está de moda. En la ropa triunfan los vestidos vintage, en los coches regresan –no sin el pertinente restiling- modelos que hacía años que habían dejando de fabricarse, y el mundo de la bici no iba a permanecer ajeno a esta corriente.
 Bicis Clásicas
El gallego Juan Granados es el responsable de Ciclo Clásica, la primera red social que existe en nuestro país sobre la restauración de bicicletas clásicas y antiguas. De su ano hemos conocido esta tendencia.
 
-¿Existe mucho interés en España sobre la restauración de bicicletas?
-Está arrancando. Hay países como Francia o Portugal en los que llevan muchos años con la restauración de bicicletas. En España tenemos la suerte de que hace años hubo una industria muy fuerte de la bicicleta y hay mucho material para rescatar.
 
-Y cómo empezaste tú a restaurar bicicletas.
-Fue hace tres años cuando, a raíz de que tiraran la bicicleta de mi abuelo, pensé que era una pena y por curiosidad empecé a arreglarla. Además tengo un tío que arregla motos y fue él quien me animó a ponerme con la bicicleta del abuelo.
 Placas
-¿Qué diferencia hay entre bicicleta antigua y bicicleta clásica?
-Como los coches, una bicicleta se considera clásica cuando tiene más de 25 años; mientras que una bicicleta antigua es aquella que fue fabricada con anterioridad a 1960.
 
-¿Cuántas bicicletas tienes?
-Quiero hacer una recolección. Actualmente tengo unas 40. Me gustará juntar una pareja de bicicletas clásicas españolas de diferentes marcas, una de hombre y otra de mujer; también me gustaría contar con alguna de niño. Y siempre tendiendo a las bicicletas de paseo, nunca de carreras.
 
-¿Y cuál es el tesoro de la colección?
-No sabría decir. Por cariño, sería la primera.
 
-¿Has restaurado todas las bicicletas que tienes?
-Aunque no todas, sí la mayoría. Hay alguna que la dejo para utilizar las piezas para otras.
 
-¿Cuánto tiempo se necesita en restaurar una bici?
-Lo que más cuesta es conseguir los materiales. Pero una vez en tu poder, con las piezas limpias o cromadas, y dedicándole unas dos horas al día, en cuatro o cinco días de trabajo está hecho. Cuando tienes que llevar las piezas a cromar o quieres una pintura especial, el proceso se alarga.
-Debe ser complicado conseguir piezas de bicicletas que ya no se fabrican.
-Tenemos la suerte de que hay algunas tiendas viejas que todavía tienen algo de material, y si no, siempre está internet, donde se produce un gran intercambio de material.
 Las bicis de los años 20
-¿Cuesta mucho dinero restaurar una bicicleta?
-Es bastante caro, porque al final no deja de ser una bicicleta. Lo que más encarece la restauración es el cromado de las piezas, ya que media bicicleta va cromada y el resto es pintura y plástico. En cromado pueden irse fácilmente entre 200 y 300 euros, más unos 50 euros en pintura. Luego habría que añadir las piezas a reponer, cuyo precio es muy variado, y finalmente, si quieres vestir la bicicleta, debes sumar el timbre, el portaherramientas... pero eso va ya según el gusto de cada uno.
 
-Entre los aficionados a la restauración, ¿qué bicicletas son las más valoradas?
-Las que más se cotizan son las del siglo XIX y principios del XX, especialmente entre 1850 y 1920. Una bicicleta de esa época, dependiendo también de la marca y del acabado, está valorada en unos 1.500 euros. Todas las de esa época son extranjeras, porque en España la industria de la bicicleta no comenzó hasta los años 30.
 
-¿Y entre las españolas?
-Las más raras. Existen marcas españolas que hicieron tiradas muy pequeñas, de 1.000 o menos ejemplares. Esto sucedía porque había propietarios de talleres de bicicletas que compraban ellos los tubos, ensamblaban las bicicletas y luego las vendías con su nombre. Algunos ejemplos son Candela, de 1940, hecha en Madrid; la Salvador Botella de Valencia, o la Boy Scout, que se hacía en Vilanova i la Geltrú. Luego de las marcas más antiguas, BH y Orbea, es más fácil encontrar bicicletas porque la producción era mucho mayor.
 
-Parece que es una afición de gente mayor que desea revivir otros tiempos...
-Pues no. Al revés, hay mucha gente joven interesad en la recuperación de bicicletas. Además ahora hay un movimiento retrochic que se está interesando por restaurar la bicicleta del abuelo.
 
-¿Cómo buscas nuevas piezas para restaurar?
-A través del boca a boca o por internet. Ésta segundo manera es la más utilizada por los aficionados a la restauración de bicicletas.
 Logo
CICLOCLASICA
 
-En octubre de 2009 nació CicloClásica.com. ¿Cómo fue?
-Todo comenzó cuando empecé a restaurar bicicletas clásicas y en internet encontré muy poca información sobre restauración de bicicletas en España. Vi que había foros sobre restauración de motos y conches, así que pensé en crear uno sobre bicicletas, para que la gente pudiera intercambiar información e historia sobre las bicicletas. Ahora estamos en proceso de cambio de la página web –www.ciclocasica.com-. La nueva versión tendrá una sección de mercadillo, más noticias... Cuando comencé con esto no pensaba que iba a encontrarme tanta gente a la que le gustara este tema y que hubiera tanto movimiento en relación a la restauración de bicicletas antiguas y clásicas.
 
-¿Cuántos usuarios tiene?
-Actualmente somos más de 200. Es una cifra que no está nada mal para tratarse de una comunidad joven.
 
-¿Qué temas son los más habituales en el foro?
-Los usuarios principalmente piden consejos sobre pintura, limpieza, restauración... es como un taller virtual. Otra parte importante es donde los usuarios muestran sus fotos, cada uno enseña lo que tiene y eso nos da mucha envidia sana a todos.
 
-¿Podría uno dedicarse profesionalmente a la restauración de bicicletas?
-No creo que dé para tanto. Hay uno de los usuarios que está recibiendo bastantes encargos. Se dedica a hacer calcas, los adhesivos con las marcas de las bicicletas, aunque no se dedica profesionalmente a ello.
 Encuentro en Portugal
LAS QUEDADAS
 
Las quedadas son un punto de encuentro al margen del mundo virtual. CicloClásica ha organizado este año dos de ellas, una en Zaragoza, en primavera, y otra más reciente en la cuna de la industria española de la bicicleta, Eibar.
 
-¿Vais a organizar más quedadas?
-Nuestra idea es organizar dos encuentros buenos al año. Por el momento en 2011 repetiremos la quedada de Eibar, ya que además contamos con el apoyo del ayuntamiento.
 
-¿Hay encuentros en otros países?
-Si. En Portugal, por ejemplo, se celebran las llamadas “pasteleiras”, que son los encuentros de bicicletas clásicas. En Burinhosa se celebra la más antigua, de la que ya llevan siete ediciones y en la que cada año se reúnen mayor número de aficionados a la restauración. También se organiza en Marmande (Francia) L’Historique, que el 21 y 22 de agosto celebrará su segunda edición y en la que solamente se puede participar con bicicletas fabricadas antes de 1960.
 Un paseo
EL TWEED CYLING
 
En 2009 nació en la zona de sastrerías Saville Row de Londres un movimiento llamado Tweed Cycling. Los seguidores de esta tendencia rinden homenaje a la época de finales del siglo XIX y principios del XX en la que se utilizaba la bicicleta como medio de transporte. El nombre procede de la unión de la bicicleta con el tweed, el tejido de lana preferido en esta corriente para salir a pasear en bicicleta, siempre con el glamour y el estilo como bandera. Tweed Cycling está muy en consonancia con “slow life”, una corriente cultural que aboga por la desaceleración de nuestra forma de vida, especialmente en la forma de comer, de trabajar, de relajarse y divertirse y en las relaciones afectivas.
 Un paseo en Portugal
En abril de 2010 se organizó una concentración en Londres de Tweed Cycling a la que acudieron 400 participantes vestidos de época con sus bicicletas antiguas o modernas, pero de corte clásico. Hicieron la correspondiente parada para avituallarse, pero no con fruta o pastelillos, sino con el típico té inglés.
 
Aunque ya se han celebrado encuentros y quedadas de bicicletas clásicas, el pasado 17 de julio se celebró en Santander la primera marcha Tweed Cycling de España. Contó con más de medio centenar de participantes, que acudieron engalanados a la cita cántabra.
 
Fuente: Redacción Meta2mil – Olga Colom.

Comentarios

Solo que ha estado a la intemperie, y se necesita restaurarla, ¿Cuánto costaría eso? o si sabes de alguien a quien le interese comprarla porque a mi no me gustan. Mi correo es jsapienter@hotmail.com. Espero su respuesta, gracias.